“Mi hija, quédate conmigo un rato ¿Por qué andas arrastrando esa desdicha? Espérame un momento y te desato pero, ¡qué enredo te has puesto, muchachita!