“En la palestra de desconocidos buscó a su lado el calor y simulando mojarle el oído le besó el cuello y le dijo.