“No queríamos dormir nos queríamos comer el mundo no podíamos dejar de estar a solas ni un segundo Ida y vuelta de la cama a la alfombra voladora nos bastaba con dejar pasar dejar pasar las horas