“Ay! amor, este corazón nunca se cansa de quererte día y noche ay! amor, tierno como un soplo de verano no se dobla ni se rompe