“Desde que no hay maldad que no hay ni hambre ni miedo, ni soledad no hay nadie que me ame en toda esa ciudad