“No puede borrarse el canto con sangre del buen cantor después que ha silbado el aire los tonos de su canción.