“Ay, Guadalupe las cartas tuyas se han vuelto nubes un ángel ciego llevó tus cartas y se perdieron que pena grande, eres viudita y no lo sabes.